Más cerca de los cuarenta que de los treinta, hoy he decidido hacer balance de mi vida profesional.

Estoy convencido de que esto en lo que me he convertido personal y profesionalmente se lo debo a mi familia. Una familia humilde y trabajadora, excesivamente trabajadora. Sin conocerlos a ellos resultaría imposible saber quién soy.

He visto a mis padres llegar a casa literalmente exhaustos después cumplir su jornada laboral. Otras muchas veces mis ojos se cerraron esperándolos porque esas jornadas se alargaban sin previo aviso. Pero también los he visto emprender sus propios negocios. He visto sus ilusiones y sus sueños plasmados en un proyecto de vida que les permitiera precisamente eso, darnos una vida mejor a mi hermano y a mí. Los he visto luchar e inventar. He visto su ingenio, su lucha, su constancia. He visto cuentas en servilletas de cocina, catálogos del prica y en cualquier cuaderno que hubiera por casa. Los he visto ser Autónomos y me quedo, sin duda alguna, con todo lo que de ellos aprendí durante esos años de emprendedores.

Volviendo a mí, mi primera etapa profesional la recuerdo compatibilizando estudios y trabajo. Un trabajo en una empresa de esas que mandaba catálogos a casa para hacer cuentas, en el que las cuatro horas de contrato se convertían en ocho casi a diario. Claro, luego había que mantenerse despierto en clase y esa no era tarea fácil. También recuerdo algunos días en clase en los que contábamos con una compañera más: Mi ciática.

En mi informe de vida laboral aparecen empresas familiares con las que podría cebarme, pero no lo haré. Los años me han enseñado que si algo pasa es porque conviene y esas empresas despertaron a aquel niño que veía la ilusión de sus padres ante un nuevo proyecto. Así pues, palo tras palo y jugarreta tras jugarreta, decidí crear mis propias oportunidades. Aposté por buscar a otros profesionales en mi misma situación y dejé de buscar trabajo. Esta vez mi trabajo me lo iba a inventar yo.

En esa búsqueda encontré a muchos de los que hoy son mis mejores amigos, casi familia, y llevamos a la práctica más de una idea. Fracasamos y nos repusimos. Mejoramos y nos convencimos de que aquel fracaso, en buena medida, no había sido exclusivamente responsabilidad nuestra. Nos abrazamos a la idea de que juntos podríamos hacer algo tan bonito que nos hiciera despertar cada mañana antes de que la alarma sonara. Sin cargas familiares, no teníamos otra meta que ir felices a nuestros puestos de trabajo. Más nuestros que nunca porque para eso nos los habíamos inventado.

Como nosotros, he conocido a muchos autónomos y he podido ver en ellos el mismo brillo en sus ojos que treinta años atrás reflejaban los de mis padres. Nada les puede salir mal, no lo merecen. Son luchadores que también buscan una vida mejor para los suyos y que para salir de un mercado laboral agonizante han sido capaces de inventar sus propias puertas sin ayuda de nadie. Profesionales a los que ningunean los que mandan y de los que se duda de forma cruel cuando, por ejemplo, solicitan un préstamo.

A todas esas trabas ellos, los autónomos, responden con lo mejor de sí. Porque no me cabe duda de que sin la sonrisa del panadero, sin el “gracias” más sincero de la frutera, sin el “buenos días” de corazón de la carnicera o sin el cariño eterno de ese señor que prepara con cariño los bocadillos para el cole…nuestros días serían mucho más grises. Sin embargo, cada uno de estos héroes muchas veces son invisibles para nosotros y las prisas nos impiden valorar suficientemente lo que hacen para facilitarnos la vida. Es por eso que hoy he decidido darles el protagonismo que merecen. Por eso y porque también quiero que sepan que no nos dan miedo ni sus cuotas, ni sus miradas desafiantes. Tampoco nos asustan las piedras ni las zancadillas a las que todos los días tenemos que plantar cara.

Se equivocan si creen que nos pueden hacer sentir mal. Ellos tienen poder pero nosotros, los autónomos, tenemos sueños y una alarma que nunca dejamos que suene.

About Asinde Pymes

Gestoría y Asesoría Fiscal y Contable en Jerez, desde donde cubrimos todas las necesidades que al cliente puedan surgirle en su día a día. Ofrecemos los servicios de Asesoría Financiera, Asesoría Laboral, Abogado en Jerez, Administración de Fincas en Jerez, Marketing y Publicidad en Jerez, Seguros, Formación...