Una de las cosas más importantes que has de controlar como trabajador autónomo es tu dinero. Difícilmente tendrás un sueldo fijo, por lo que absolutamente todo dependerá de ti y serás el máximo responsable de lo que ocurra con el dinero que entre en la caja.

  1. No mezcles lo personal con lo profesional

Suele sucedes, por desgracia, que cuando te das de alta en el RETA usas una misma cuenta en el banco para gestionar todos tus ingresos y de esa misma cuenta retiras dinero para lo que te surja, por lo que rompes la frontera entre lo personal y lo profesional al estar todo en una misma cuenta bancaria.

Estamos ante un error gravísimo. Debes actuar como si fueras una Sociedad y separar tus cuentas. De este modo disminuirán tus gastos y sabrás a ciencia cierta el dinero del que dispone y de qué actividad proviene,

  1. Fíjate un salario

Ya que eres tu propi jefe, empieza por ponerte un sueldo. Es más que probable que tu facturación sea variable y todos los meses no tengas los mismos ingresos, pero tu salario ha de mantenerse estable o variar lo mínimo

Con esta medida gestionarás mejor tu dinero. Guardarás para cuando vengan las vacas flacas y podrás disponer del mismo modo de un margen para invertir en tu negocio.

  1. Vigila mes a mes tu facturación

Es un error muy común no conocer la facturación mensual. Debes contar con un control absoluto de la contabilidad de tu negocio, conociendo los gastos e ingresos mensuales. Es contraproducente controlarlo trimestralmente.

No importa cómo lo hagas, puedes incluso usar tu propia plantilla de Excel, pero debes estar al tanto de todo lo que entra y sale de tu caja.

  1. Varias vías de ingreso

No puedes depender de una única vía de ingreso. Si sólo ofreces un servicio específico o producto en concreto estarás siempre jugando tu actividad a una sola carta, lo que conlleva un gran peligro. Si se esfuma la demanda de ese servicio o producto específico estarás acabado.

Diversifica los ingresos. Puede parecer una tontería, pero no poner todos los huevos en la misma cesta te empujará a mejorar especializándote en otros servicios

  1. Pon fin a la “mala” deuda

En términos contables se habla de mala y buena deuda. La mala es esa deuda que asumes para comprar un producto que acaba devaluándose con el tiempo. La buena es esa otra que te permita mejorar ofreciendo más servicios.

Todo lo que puedas asumir sin atarte a una mala deuda, págalo. Debes intentar reducir al máximo esa mala deuda.

 

AsindePymes&Asociados

Gestoría y Asesoría en Jerez

856 925824 / 691 685803 (WhatsApp disponible)

About Asinde Pymes

Gestoría y Asesoría Fiscal y Contable en Jerez, desde donde cubrimos todas las necesidades que al cliente puedan surgirle en su día a día. Ofrecemos los servicios de Asesoría Financiera, Asesoría Laboral, Abogado en Jerez, Administración de Fincas en Jerez, Marketing y Publicidad en Jerez, Seguros, Formación...