deudas-con-hacienda-conoce-los-aplazamiento-de-pagos

Cada vez son más los autónomos y pymes que, fruto de la difícil situación económica que golpea a nuestro país desde hace años, encuentran serias complicaciones a la hora de hacer frentes a sus impuestos con Hacienda. El aplazamiento o fraccionamiento se plantea como una buena alternativa ante las complicaciones con las que se encuentran al pedir crédito a entidades financieras.

Es por eso que hoy os hablamos de los aspectos fundamentales a tener en cuenta si tu intención es aplazar tu deuda con la Agencia Tributaria

¿Cuáles son los impuestos que se pueden aplazar?

Casi todos los impuestos y deudas con esta administración son financiables a través de los fraccionamientos o aplazamientos, yendo desde las declaraciones trimestrales por IRPF o IVA a las anuales.

Si nos detenemos en aquellos otros que no se pueden aplazar, destacamos el pago de las retenciones de los trabajadores y profesionales. Eso sí, ante lo acentuado de la crisis, Hacienda hace una excepción y sí lo está consintiendo, aunque sólo en determinados casos y con carácter extraordinario.

En lo relativo a la declaración anual del IRPF, cabe destacar que ya barajas us propios plazos de pago y únicamente admite el fraccionamiento en dos pagos.

¿Quién puede solicitar ante Hacienda el aplazamiento?

Pueden hacerlo todos los autónomos, tanto los que tributan como personas físicas en el IRPF como aquellos otros con alguna sociedad y lo hacen a través del impuesto de sociedades.

¿Cómo y cuándo solicitar el aplazamiento a Hacienda?

Prácticamente en cualquier momento. Desde que arranca el periodo voluntario de pago de un impuesto hasta que se alcanza su fecha de vencimiento e incluso después, una vez se haya iniciado el proceso ejecutivo en caso de no haberlo podido abonar en plazo. Eso sí, si se ha iniciado el procedimiento de embargo de bienes esta posibilidad finalizaría. Llegados a este punto será necesaria una especial negociación.

A la hora de presentarlo puede hacerse de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria o por vía telemática haciendo uso de la página web de dicha administración. Será imprescindible presentar solicitud para cada uno de los impuestos pendientes de pago en la que se deje claro el importe de la deuda contraída así como una propuesta de calendario de pagos.

Es muy importante hacerlo explicando la causa que ha originado la solicitud del aplazamiento, a ser posible aportando pruebas.
En el caso de que las deudas superen los 30.000€ será necesario contar con aval bancario o garantía hipotecaria. También sería válido un seguro de caución.

¿Con qué plazo cuentas para saldarla deuda?

Junto con la solicitud de aplazamiento habrá de adjuntarse una propuesta de calendario de pago que Hacienda podrá o no aprobar, en cuyo caso es muy probable que proponga un calendario alternativo. De no ser así, el solicitante recibirá una carta de pago por el total de la deuda, consiguiendo algo de tiempo extra.

En el supuesto de no hacer frente a algunos de los pagos, Hacienda anulará el aplazamiento acordado y podrá dar inicio a un procedimiento de apremio, incluyendo la posibilidad de ejecutar embargos. Para estos casos se aplicará un recargo que irá entre el 20% y el 35%.

Coste del aplazamiento de la deuda

Si se ofrece aval, el interés que se aplica es el del interés del dinero. De solicitarse la moratoria sin garantías, será aplicado el interés de demora (asciende al 5%). Se aplicará el porcentaje, además, sobre la totalidad de la deuda con interés de aplazar.


AsindePymes&Asociados

Asesoría Jerez

856 925824